¿Qué significa ser un guía de autoconciencia o lo que antes solíamos llamar un «guía espiritual»?

Mucha gente no entiende este «papel» y piensa que se trata de dar cursos, talleres y retiros de meditación, terapia, etc. Algunas personas consideran que eso es igual a una «profesión», en la cual estoy vendiendo un «producto» de enseñanza o sesiones y recibo dinero por él.

Y no hay nada más lejano de la verdad, por lo menos desde mi punto de vista.

Porque para empezar, ser un guía en la autoconciencia, significa siempre sembrar y confiar, nunca saber cuándo y cómo van a brotar estas semillas.

Luego es enseñar un camino de autorrealización, acompañar durante largos años  a procesos de evolución en la gente y ser para ella una «voz de la conciencia», el reflejo de su voz interior. Es un tremendo compromiso con el alumno y con la enseñanza, en la que se aprende a resonar con la experiencia universal del Ser –  de quietud, silencio,  paz y plenitud –  de donde cada alma puede encontrar su autenticidad.

Para mi, significa hablar siempre a nivel de los ojos, porque todos somos iguales como manifestaciones del Ser y simplemente convertirme en un amigo que tiene cierta experiencia, que no critica, ni juzga, ni dice a nadie qué hacer en su vida, sino ayuda a investigarse por dentro, a reflejar, a separar entre la mente y el corazón,  el pensamiento y el anhelo verdadero del alma. Sobre todos utilizo preguntas directas y simples, con empatía y compasión, escucha y comprensión, para tener claridad sobre la intención (corazón), la atención (mente) y la acción (cuerpo), lo que permite una toma de conciencia.

A veces sucede que  no escucho nada de una persona durante meses o años, pero de repente aparece, me llama o escribe un email, un SMS, en algunos casos necesita una ayuda emergente en horas peculiares de la noche o por la mañana, desde lugares diferentes del mundo.

Y estas personas saben que estoy aquí o «allí», presente, para cuando me necesitan y confían en eso. Es mi vocación, aunque no siempre  es una posición cómoda para mi familia, ni está en mi zona de confort como persona. No siempre puedo contestar cuándo y cómo la gente espera de mí, pero sí, siempre tengo la mejor intención de hacerlo con entrega y amor . .

Porque implica tener una «doble vida», una vida ordinaria como hombre, pareja, padre, hermano, hijo, trabajo y otra abierta al servicio incondicional a la evolución en la autoconciencia. Hay gente, que a veces ni siquiera me conoce personalmente, pero confía o ha escuchado algo de mí y llama o me escribe. A veces mi papel es ser muy preciso y con pocas palabras, dar ánimo, ser espejo y dar la pista para que puedan seguir su camino, no el mío sino el suyo, y luego estas personas desaparecen para siempre de mi vida o aparecen en algún retiro.

En este «trabajo» he acompañado muchos individuos en su Noche Oscura del alma, siendo una antorcha, para que vean este proceso como una emergencia espiritual, una posibilidad de Despertarse.

He acompañado procesos de nacimientos y partos, en familias o en madres solteras, que han tenido dificultad para seguir ese camino de maternidad. . .  y otros procesos de toma de decisiones,   de muerte y transición al «Otro Lado» de almas queridas, dándoles herramientas para anclarse en la luz y trascender. Algunas veces han sido sus padres y madres, otras sus hermanos o hijos los que han fallecido. En algunos casos eran niños, adultos, ancianos y enfermos terminales, y luego acompañar a sus parientes comunicar con ellas desde «Este Lado», para sanar sus heridas del alma. He vivido procesos de separación de parejas y también procesos de acercamiento, diálogo en la Comunicación No Violenta y bastantes casamientos.

Esto que antes era el papel de la comunidad, del cura, del rabino, del imam, del lama, pero que detrás tenían una red de apoyo, una institución. Así que ser un guía independiente, sin etiquetas, es como ser una «institución» sin serlo de verdad, en una sola peronas . . sin secretaría y red de apoyo, lo que a vece implica contestar largos emails a horas extrañas de la noches, meditar y rezar con alguien enfermo o desconocido, conectar o comunicar información a parientes o gente que está perdido.

Y esa relación guía-discípulos, tampoco se puede tomar por entendido.

No delego conocimientos, un «corpus de enseñanzas», ni quiero de ser modelo de ejemplo, porque lo que vale para mí no necesariamente sirve para otros. Enseño a mis alumnos que somos todos manifestación divina, un mundo pequeño en sí mismo, una realidad virtual propia enchufada  en una sola «corriente de luz», una sola Fuente de Vida, lo que es un enseñanza No Dual y Holográfica.  Hoy en día, cuando abogamos por el individualismo y el materialismo, NO ES NADA POPULAR Y SIGNIFICA IR CONTRACORRIENTE  . .

Así que en primer lugar, trato de resonar con la experiencia del Ser en la meditación, reiteradas veces, en retiros, talleres, material divulgado por mi página web y en el curso TDA, hasta que puedan experimentarla por su cuenta, aquietar a sus mentes y escucharse a sí mismos, a su corazón.

O sea, explico que no somos el cuerpo (un Hardware «biológico»), ni el alma (el Software «psicológico»), sino mucho más, somos tan grandes como el mismo Ser y lo único que necesitamos hacer es dejar fluir esa grandeza por nosotros y ser instrumentos conscientes de «Eso», que de allí nace en nosotros una gran felicidad.

Luego sí, hay una «caja de herramientas», que nos permite desfragmentar,  descifrar y liberar condicionamientos en el subconsciente, nuestro disco «duro del alma», pero no como un propósito en sí mismo, sino para descubrir y cumplir nuestros dones y talentos,  trascender nuestro «Programa Existencial», vivir desde esa felicidad.

Para mi, todo escenario es positivo, aunque nuestra vida conlleva sufrimiento.

El sufrimiento, la emociones densas (rabia, culpa, tristeza, vergüenza) son nuestras maestras en el crecimiento.  Tampoco existe «enfermedad» ni «enfermos», porque no somos estas «máquinas estropeadas», ni estamos separados unos de otros. Somos nosotros quienes manifestamos en nuestro cuerpo, y lo utilizamos para reflejarnos de las cosas que no hemos resuelto en la conciencia del alma. Así que se trata de dejar de ser víctimas y convertirnos en co-creadores como individuos y comunidad humana, junto con la Inteligencia universal.

Tampoco existe la «escasez», existe la conciencia de carencia, no existe una «vida dura», «difícil», «vida en lucha» sino la conciencia de que la vida es lucha o dura. LO QUE CAMBIAMOS, cuando salimos de estas experiencias de la vida, NO ES OTRA COSA QUE NUESTRA PROPIA CONCIENCIA, entramos en una conciencia de abundancia, de que todo puede ser fácil, de fluidez, de libertad, de paz y de amor.

Autoconciencia significa entender que, ¡¡¡ TODO ACONTECE SÓLO EN LA CONCIENCIA!!!

O sea, toda curación, progreso, expansión sucede en nuestra conciencia, en el pensamiento (mente), la emoción (corazón) y la acción (cuerpo), en cosas tan simples!!,  que finalmente siempre nos llevarán a investigar quiénes somos de verdad, hacer este «trabajo» de «autoindagación», que nos dirige a experimentar, no a creer en nada.

Por eso precisamente se llama «ciencia», porque está basada en lo que se puede experimentar directamente en uno mismo y volver a experimentar.. todas las veces que haga falta. No es la ciencia «externa», sino la ciencia en nuestro interna de dejar de examinar cómo nos proyectamos, cómo eso genera nuestra realidad y qué sucede cuando dejamos de proyectar, descubrir este tesoro de paz y plenitud.

Y por qué escribo todo eso, no pido más agradecimientos (de estos tengo a veces unos cuantos en cada semana), ni más honorarios (mi economía está ajustada a lo que necesito experimentar), sino quiero ACLARAR  el proceso de la paz-ciencia (paciencia) de la con-fianza (confianza) en la con-ciencia (conciencia).

Y quiero hacerlo precisamente para mis amigos y alumnos, muchos de ellos ya guías por su cuenta,  maestros en sus campos diferentes de la vida, les recuerdo la esencia del camino de la autorrealización sin etiquetas:

¡Ten PACIENCIA, anda con CONFIANZA, toma CONCIENCIA!

En servicio y amor,

Avi Hay

 

 

¿Qué significa ser un guía de autoconciencia? consejos prácticos en mp3.